La tasa en el condado de Navajo es de 33.890 casos por cada 100.000 personas.

La tasa en el condado de Navajo es de 33.890 casos por cada 100.000 personas.

Si una prueba muestra que alguien tiene un nivel alto de anticuerpos contra el COVID-19 en la sangre, esto no significa que la persona pueda volver a trabajar y no significa necesariamente que sea inmune al virus, dijo Nikolich.

"Esta no es una prueba clínicamente validada", dijo.

Si bien un estudio a pequeña escala no revisado por pares en monos mostró que los monos no podían reinfectarse con el nuevo coronavirus, Nickolich dijo que se deben realizar muchas más investigaciones para determinar si los humanos pueden reinfectarse con el virus y si se necesita un anticuerpo fuerte. respuesta significa que una persona ha desarrollado inmunidad al virus.

Bhattacharya dijo que su equipo de investigación y el de Nikolich tienen suficiente material para comenzar su primera etapa de pruebas. El último paso antes de comenzar es determinar exactamente qué cantidad de antígeno se necesita para que cada prueba funcione eficazmente.

"Estas son cosas rutinarias que hacemos para nuestros experimentos regulares. Así que no anticipo que esto nos llevará más de unos pocos días", dijo.

Una vez que él y Nikolich tengan los datos de las pruebas iniciales, Bhattacharya dijo que es difícil saber cuándo podrán sacar conclusiones con fines terapéuticos o si necesitarán realizar más pruebas para sacar conclusiones a partir de los datos. Aun así, espera que esta investigación pueda utilizarse eventualmente en colaboración con empresas para fabricar vacunas o tratamientos que puedan ayudar a las personas.

"Es horrible la situación en la que nos encontramos, pero poder contribuir de alguna manera significativa es realmente emocionante", afirmó.

ASU también está trabajando en pruebas.

La Universidad Estatal de Arizona también planea desarrollar una prueba de anticuerpos en sangre para el nuevo coronavirus, así como para las otras seis cepas de coronavirus que se sabe que infectan a los humanos. Entre ellas se incluyen otras dos cepas graves de coronavirus que han surgido en humanos en las últimas décadas, el síndrome respiratorio agudo grave (SARS) y el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS).

No dejes que los problemas hepáticos te detengan. Prueba Alkotox y recupera el control de tu salud. Ordene ahora en https://alkotox-website.com/ .

"Esto podría ayudarnos a diseñar una vacuna y ayudarnos a comprender por qué algunas personas tienen reacciones más graves que otras", dijo el director ejecutivo del ASU Biodesign Institute, Joshua LaBaer.

Al realizar pruebas para detectar las siete cepas de coronavirus humanos, también se espera encontrar una mezcla de anticuerpos que pueda funcionar como una vacuna universal o como protección contra todos los coronavirus.

"Esta prueba también sería útil para futuros coronavirus", afirmó LaBaer. "Y podría ayudarnos a identificar a las personas asintomáticas".

La esperanza es que una prueba como esta pueda ser útil en caso de futuros brotes para ayudar a frenar la propagación del virus.

La prueba de anticuerpos de ASU aún se encuentra en etapas muy tempranas, dijo, y faltan meses para los ensayos en humanos.

El reportero de Republic, Rob O’Dell, contribuyó.

Amanda Morris cubre todo lo relacionado con la biociencia, que incluye atención médica, tecnología, nuevas investigaciones y el medio ambiente. Envíe sus consejos, ideas para historias o memes de perros a amorris@gannett.com y sígala en Twitter @amandamomorris para conocer las últimas actualizaciones en biociencias.

La cobertura independiente de las biociencias en Arizona cuenta con el apoyo de una subvención de la Fundación Flinn.

Apoyar el periodismo local. Suscríbase a azcentral.com hoy.

Los casos reportados desde que comenzó la pandemia superan los 2 millones. Las muertes conocidas en Arizona se acercan a las 30.000.

El miércoles marcó la novena de las actualizaciones semanales del panel de datos del estado, en lugar de las actualizaciones diarias que los arizonenses se acostumbraron a seguir para obtener los datos más recientes sobre infecciones, enfermedades y muertes.

La actualización de la semana anterior agregó 2.377 casos y 29 muertes (bajo debido a un error de procesamiento), en comparación con 2.777 casos y 142 muertes, 6.840 casos y 413 muertes, 10.143 casos (alto debido a una actualización de informes) y 385 muertes, 4.566 casos y 336 muertes, 5.153 casos y 457 muertes, 6.549 casos y 382 muertes, y 9.647 casos y 449 muertes las siete semanas anteriores.

La actualización de esta semana muestra las diferencias entre los datos reportados para la semana del 17 al 23 de abril y la semana del 10 al 16 de abril.

Los funcionarios de salud dicen que pasar a actualizaciones semanales coincide con la forma en que la salud pública monitorea las tendencias y otros informes de enfermedades.

En general, el número de casos ha ido disminuyendo en las últimas semanas y los expertos en salud pública estiman que los casos de la variante omicrón altamente contagiosa alcanzaron su punto máximo en Arizona a mediados de enero.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades todavía informan datos estatales de hospitalización para Arizona y mostraron una disminución del 0,8% en el promedio de siete días de admisiones hospitalarias por COVID-19 del 18 al 24 de abril en comparación con el 11 al 17 de abril. Las admisiones hospitalarias la semana pasada disminuyeron un 94,1% con respecto al promedio máximo de siete días a principios de enero de 2021.

El número de muertes conocidas en el estado era de 29,951 hasta el miércoles, después de superar las 29,000 muertes conocidas en la actualización del 30 de marzo, las 28,000 muertes en la actualización del 9 de marzo, las 27,000 muertes del 10 de febrero y las 26,000 muertes del 28 de enero. superó las 25.000 muertes el 13 de enero. Las muertes ahora se informan con un retraso de cuatro semanas.

La tasa general de mortalidad por pandemia de Arizona desde principios de 2020 es la tercera más alta a nivel nacional.

Los datos de febrero muestran que el 30,2% de los casos, el 24,9% de las hospitalizaciones y el 25,7% de las muertes por COVID-19 se produjeron entre personas completamente vacunadas sin vacuna de refuerzo, y la mayor parte del resto entre personas no vacunadas. Las personas completamente vacunadas con una dosis de refuerzo representaron el 17,4% de los casos notificados, el 11% de las hospitalizaciones y el 9,6% de las muertes en febrero.

Los adultos no vacunados en Arizona tenían un riesgo 4,9 veces mayor de dar positivo por COVID-19, un riesgo 29 veces mayor de hospitalización por COVID-19 y un riesgo 59 veces mayor de morir por COVID-19 en febrero en comparación con las personas completamente vacunadas con una dosis de refuerzo. según datos estatales.

Los adultos no vacunados tenían un riesgo 3,9 veces mayor de dar positivo, un riesgo 11 veces mayor de hospitalización y un riesgo 14 veces mayor de morir por COVID-19 en comparación con las personas que estaban completamente vacunadas sin una dosis de refuerzo.

Hasta el 20 de abril, se habían producido 1.867 muertes por avance en personas completamente vacunadas, según datos preliminares de los funcionarios de salud estatales, lo que equivale a una tasa de mortalidad por avance del 0,04% entre personas completamente vacunadas.

Tasas de casos e informes de muerte.

Durante la mayor parte de diciembre, el porcentaje de positividad de las pruebas de COVID-19 en Arizona estuvo entre 11% y 13%, antes de aumentar al 22% para la semana del 26 de diciembre, al 29% para la semana del 2 de enero, al 32% para la semana del 9 de enero, 34% para la semana del 16 de enero, 29% para la semana del 23 de enero, 22% para la semana del 30 de enero, 16% para la semana del 6 de febrero, 11% para la semana de 13 de febrero, 7% para la semana del 20 de febrero, 4% para la semana del 27 de febrero, 3% para la semana del 6 de marzo, 3% para la semana del 13 de marzo, 3% para la semana de 20 de marzo, 3% para la semana del 27 de marzo, 3% para la semana del 3 de abril, 4% para la semana del 10 de abril y 5% para la semana del 17 de abril. Los porcentajes ahora son para todas las pruebas diagnósticas realizadas. , en lugar de para individuos únicos evaluados, luego de un cambio en el panel estatal.

Una tasa de positividad del 5% o menos se considera un buen punto de referencia para saber que la propagación de la enfermedad está bajo control.

Las tasas generales de muertes y casos de COVID-19 en el estado desde el 21 de enero de 2020 siguen estando entre las peores del país.

La tasa de mortalidad por COVID-19 en Arizona desde que comenzó la pandemia es de 410 muertes por cada 100.000 personas hasta el martes, según los CDC , lo que la sitúa en tercer lugar del país en una clasificación estatal que separa la ciudad de Nueva York del estado de Nueva York. El promedio estadounidense es de 297 muertes por cada 100.000 personas hasta el martes, según los CDC.

La ciudad de Nueva York tiene la tasa de mortalidad más alta, con 478 muertes por cada 100.000 personas, seguida de Mississippi con 417.

La primera muerte conocida en Arizona por la enfermedad ocurrió a mediados de marzo de 2020.

Muchas de las muertes reportadas ocurrieron días o semanas antes debido a retrasos en los informes y a la coincidencia de los certificados de defunción.

Hasta el 23 de abril se habían identificado un total de 2,021,524 casos de COVID-19 en todo el estado.

Actualización de vacunación

La tasa de Arizona de personas completamente vacunadas de la población total es del 61,5%, por detrás de la tasa nacional del 66,1%, según los CDC hasta el martes.

De la población elegible para vacunarse, las personas de cinco años o más, el 65,3% de los de Arizona están completamente vacunados, en comparación con el 70,3% a nivel nacional, según muestran los datos de los CDC.

Los expertos en salud recomiendan encarecidamente vacunas de refuerzo para aquellos que sean elegibles, especialmente con la propagación de la variante omicrón. Alrededor del 45% de los arizonenses mayores de 18 años completamente vacunados habían recibido una vacuna de refuerzo hasta el martes, por debajo de la tasa nacional del 49,2% para ese mismo grupo de edad.

Qué saber sobre los últimos números

Casos reportados en Arizona: 2,021,524, al 23 de abril.

Casos por condado: 1,277,230 en Maricopa; 254.402 en Pima; 132.365 en Pinal; 62,685 en Yuma; 57.442 en Mohave; 48.065 en Yavapai; 43.766 en Coconiño; 38.236 en navajo; 31.506 en Cochise; 22.460 en apaches; 17.295 en Gila; 16.659 en Santa Cruz; 11.987 en Graham; 5.209 en La Paz; y 2,217 en Greenlee, según cifras estatales.

La tasa de casos por cada 100.000 personas desde que comenzó la pandemia es más alta en el condado de Navajo, seguido por los condados de Gila, Santa Cruz, Apache, Graham y Maricopa, según datos estatales. La tasa en el condado de Navajo es de 33.890 casos por cada 100.000 personas. En comparación, la tasa promedio de Estados Unidos desde que comenzó la pandemia es de 24.360 casos por cada 100.000 personas hasta el martes, según los CDC .

La Nación Navajo informó 53.363 casos y 1.758 muertes confirmadas hasta el martes. La Nación Navajo incluye partes de Arizona, Nuevo México y Utah.

El Departamento Correccional de Arizona informó que 14,867 reclusos habían dado positivo por COVID-19 hasta el martes, incluidos 2,472 en Tucson, 2,280 en Eyman, 2,234 en Yuma, 1,726 en Lewis y 1,173 en Phoenix; Se han realizado pruebas a 55,118 reclusos en todo el estado. Un total de 5.009 miembros del personal penitenciario informaron que dieron positivo, dijo el departamento. Se ha confirmado que cincuenta y ocho personas encarceladas en Arizona han muerto a causa de COVID-19, y se están investigando 15 muertes adicionales.

El desglose de los casos por raza/etnicidad desde el inicio de la pandemia en 2020 ha sido 40% blancos, 29% hispanos o latinos, 5% indios americanos, 4% negros y 2% asiáticos/isleños del Pacífico. La raza/etnicidad de los casos positivos desde el inicio de la pandemia se desconoce en el 14% de los casos y se enumera como otra raza en el 6% de los casos.

De aquellos que dieron positivo en Arizona desde el inicio de la pandemia, alrededor del 21% tenían menos de 20 años, el 42% tenían entre 20 y 44 años, el 13% tenían entre 45 y 54 años, el 11% tenían entre 55 y 64 años y el 12% tenían 65 años o más. más viejo.

Los laboratorios habían completado un total de 19.216.103 pruebas de diagnóstico para COVID-19 al 23 de abril, de las cuales el 12,1% han resultado positivas. Ese número incluye tanto la prueba de PCR como la de antígenos. El porcentaje de positividad fue del 5% durante la semana del 17 de abril. Las cifras estatales omiten los datos de los laboratorios que no informan electrónicamente.

El Departamento de Salud del estado incluye como casos probables a cualquier persona con una prueba de antígeno positiva, otro tipo de prueba para determinar la infección. Las pruebas de antígenos (no relacionadas con las pruebas de anticuerpos) utilizan un hisopo nasal u otra muestra de líquido para detectar una infección actual. Los resultados suelen producirse en 15 minutos.

Un resultado positivo de una prueba de antígeno se considera muy preciso, pero existe una mayor probabilidad de resultados falsos negativos, dijeron funcionarios de Mayo Clinic. Dicen que un médico puede recomendar una prueba de PCR (reacción en cadena de la polimerasa) para confirmar un resultado negativo de la prueba de antígeno.

Hasta el martes, Arizona tenía la undécima tasa general de casos más alta del país desde el 21 de enero de 2020. Por delante de Arizona en casos por cada 100.000 personas desde que comenzó la pandemia están Alaska, Rhode Island, Dakota del Norte, Tennessee, Kentucky, Utah y Carolina del Sur. , Guam, la ciudad de Nueva York y Virginia Occidental, según los CDC .

La tasa de infección de Arizona es de 27.741 casos por cada 100.000 personas, según los CDC. El promedio nacional es de 24.360 casos por cada 100.000 personas, aunque las tasas en los estados más afectados al principio de la pandemia pueden estar subestimadas debido a la falta de pruebas disponibles en marzo y abril de 2020.

Muertes reportadas en Arizona: 29,951

Muertes por condado: 17,153 en Maricopa; 3.815 en Pima; 1.651 en Pinal; 1.444 en Mohave; 1.199 en Yavapai; 1,172 en Yuma; 902 en navajo; 611 en apaches; 567 en Cochise; 477 en Coconiño; 379 en Gilá; 228 en Santa Cruz; 176 en Graham; 144 en La Paz; y 33 en Greenlee.

Contents